Si así lo desean, pueden compartir historias o captions a través de mi correo: cambiosde@gmail.com . Toda historia compartida será anónima, al menos que desees que se te atribuya el crédito.

miércoles, 7 de marzo de 2018

Extraño acompañante PT7

La chica que tanto me caía mal la dejé para después, no tendría sentido alguno intentar planear mi venganza si no era capaz de usar mi nueva habilidad al 100%. De igual forma se que ese extraño viasitante que ahora se encuentra dentro de mi me ayudaría a realizar muchas ideas que ahora tengo. 
Todos mis pensamiendos se interrumpieron cuando de pronto mi mano se movío sola desbloqueando mi celular, oh no!, de nuevo el juguete que tenía instalado haría de las suyas. Empecé a sentirme muy caliente y roja, el vibrador no dejaba de funcionar. Por alguna extraña situación el visitante amaba hacer eso, hacerme sufrir. Mi cuerpo se movío hacia el baño de forma automática, estaba dejando mi comida a medias, puesto que era pasado de medio día y me encontraba comiendo mientras pensaba. 
En el baño me empezó a toquetear, cerró la puerta con seguro dejandonos a solas, al menos eso pensaba. Sus manos recorrieron todo mi cuerpo sobre mi ropa, estaba haciendo unas poses muy pervertidas, propias de una revista pornográfica. De pronto lo que no esperaba sucedío: la chica tan fresa que me caía mal salío de una de las casetas del baño, directo hacia mi. Esto se estaba saliendo de control. Yo solo estaba como una completa espectadora viendo como mi cuerpo y el de ella se agarraban deseandose a morir, sintiendo como mis manos se metían bajo su vestido, mientras ella hacía lo propio con mi cuerpo. 
 Esto me estaba exitando como no tenía idea. Seguía sumamente molesta de que ese visitante me agarrara de su objeto sexual, aunque conociendolo, seguramente tendría alguna forma de borrar los recuerdos de ella. Así transcurrieron 15 minutos dentro del baño, mi cuerpo y el de ella en automático cumpliendo la fantasía de cualquier puberto, al terminar, sus tacones fueron intercambiados por mis zapatos, ese visitante tenía un fetiche por los tacones, eso ya lo empezaba a tener muy claro. La chica que tanto odiaba me dijo al oido "te amo" mientras me volvía a besar y se iba con mis amados zapatos...

No hay comentarios.:

Publicar un comentario